ROYA Quartet

01/09/2020

Esta semana os presentamos por primera vez a un grupo, un cuarteto de saxofones, y para hacerlo aún más especial se trata de un cuarteto femenino. Las cuatro chicas son: Petra, Weronika, Betka y Jovana, y han formado este grupo basándose un su amistad y amor por la música, con el propósito de colorear y profundizar el mundo del saxofón con sus interpretaciónes llenas de energía y su particular presencia.

Foto: Arven Sakti Kralj Szomi

1.¿Como surgió la idea de formar el cuarteto Roya?

La idea surgió del deseo de investigar la música desde una perspectiva femenina, mediante la intuición femenina. En los conjuntos de saxofones las mujeres son cada vez más comunes pero siguen estando menos presentes que los hombres. Por eso, como grupo, nos vemos como un contrapeso hacia este hecho. La realidad musical del saxofón no es muy femenina así que la decisión la hemos tomado simplemente para investigar nuestra personalidad y profundizar con todas nuestras inseguridades e incertidumbres. La fuerza la hemos encontrado la una en la otra, con el tiempo también hemos encontrado la autoestima de que no tienes que pelear para encontrar tu puesto bajo el sol, si no creer en tu voz, en tu trabajo, en el tiempo que dedicas a la música, el estudio y la investigación, porque con esto creas un espacio creativo donde todas las oposiciones y diferencias se convierten en un conjunto en el que la música se vuelve lo más importante.

2. ¿El repertorio para cuarteto de saxofones es lo suficientemente amplio o tenéis que hacer arreglos? ¿En comparación con un cuarteto de cuerdas, cuáles son las ventajas y desventajas?

El repertorio para cuarteto de saxofones es bastante amplio pero teniendo en cuenta que el saxofón es un instrumento bastante joven, la literatura se limita a los estilos a partir del año 1846 adelante. Por esta razón hacemos arreglos de obras de los siglos pasados y nos gusta mucho tocarlas. Del mismo modo fomentamos la creación de nuevas obras, que es uno de los fundamentos del cuarteto ROYA.

Los cuartetos de cuerda representan la tradición y la élite, son un conjunto ya establecido en las salas mundiales mientras el cuarteto de saxofones esta todavía buscando su camino y reconocimiento hacia esa meta. La cuerda representa indiscutiblemente un repertorio más amplio, mientras que el saxofón en este sentido sigue siendo “work in progress”. Como ventajas podríamos subrayar la rica sonoridad, la característica camaleónica del sonido y la expresividad del instrumento con la que se gana a su público. Por no tener que llevar en nuestras espaldas esa rica tradición de los cuartetos de cuerda, somos libres y apostamos por la música contemporánea y creamos nuevos fundamentos para el saxofón.

3. ¿Cómo conseguís ensayar regularmente teniendo en cuenta las circunstancias actuales? ¿Online?

Los tiempos del “Corona” o “Calderon´´ nos han afectado de manera directa. El trabajo del cuarteto antes del Covid estaba siendo muy intenso y exigente, rico en colaboraciones con compositores diferentes, trabajando en obras nuevas, conciertos, pero cuando empezó la cuarentena, durante el confinamiento, todo eso se paró, aunque de algún modo sin nuestra influencia siguió avanzando y madurando. No hemos ensayado, y tampoco creemos en los conciertos “online”. Hemos aprovechado el tiempo para trabajar en nosotras mismas y en todas estas otras cosas que estas dejando aparte porque el resto de cosas son más importantes, como la salud, buena comida, ejercicio, contacto con uno mismo. Ahora hemos vuelto más descansadas, recuperadas, listas para nuevos retos y nuevas direcciones.

4. ¿Cómo veis el futuro de la música clásica y su espacio de actuación?

Algo que seguramente está pasando desde hace un tiempo es que cualquier lugar en el que el músico o el organizador decidan hacer un concierto se puede convertir en una sala de música clásica. Antes la música clásica estaba limitada a los espacios tradicionales (palacios, iglesias, salas de música) y a las élites, mientras que hoy se ha convertido menos exclusiva gracias a los cambios de la sociedad y con eso más accesible para las grandes masas. El aspecto negativo, o más concretamente el riesgo de esta tendencia, es que la música se está adaptando a la plaza y el público, está jugando la carta del “likeability” y se orienta con metas específicas como divertirse o impresionar y no para alabar, conmover, o hacer preguntas. La relación, el valor, el respeto hacia las cosas y los hechos que a primera vista no son tan obvios para el ojo y no tienen como fin el consumo rápido – cada comunidad tiene la obligación de transmitir a los jóvenes su sabiduría, la investigación y la cultura que se ha construido sobre estos fundamentos. El hecho es que el mundo está cambiando y que la verdad se encuentra siempre a la mitad del camino. Y en lo que se refiere a la tendencia de los conciertos online, los apoyamos siempre que nos encontremos en unos tiempos delicados como la pandemia, para que el mundo musical no se pare. Pero el lugar de la música está entre la gente, en vivo es donde la energía mejor se transmite, creemos en esto.

5. Describíos con una palabra que os distinga como personas.

Petra: improvisador

Weronika: libertad

Betka: tenacidad

Jovana: energía

6. ¿Mar o montaña como lugar ideal para las vacaciones?

Petra: mar

Weronika: montaña

Betka: montaña

Jovana: mar

7. ¿De no haber sido músicos, que os habría gustado ser?

Petra: criador de caballos, ovejas, y perros. Bueno, total, vivir en una granja. Trabajar en mi salud 🙂 O igual seria fisioterapeuta 🙂 ahora necesito uno 🙂

Weronika: guardabosques

Betka: no me puedo imaginar otra cosa

Jovana: me gustaría fundar un centro para los jóvenes y mayores, donde se harían creativos y prácticos talleres que fomentarían la interdisciplinariedad, creatividad, creación, socialización, pensamiento crítico, reciclaje, provisión alimentaria, intercambio de propiedades…

Sigue al ROYA Quartet en sus redes:

www.royaquartet.com

Facebook

Escucha al ROYA Quartet en YouTube:

A %d blogueros les gusta esto: