Cristina Cavalli, piano

10/11/2020

Siempre dividimos a los músicos en grupos dependiendo de qué instrumento tocan. Pero muy pocas veces vemos a los músicos como artistas, como personas que ven en primer lugar el arte y su música y que su instrumento solo lo usan para expresar esta necesidad. Cristina Cavalli es sin duda una de estas artistas. Recientemente obtuvo el premio Cartagine International Prize en la categoría de música y estamos muy agradecidas a Cristina por compartir sus pensamientos con nosotros sobre algunos de los temas más importantes en el mundo de la música y nuestra sociedad de hoy en día. Os animo que leáis el blog de Cristina y escuchéis los enlaces que se encuentran al final de la entrevista.

1. ¿En qué consiste tu nuevo proyecto Ad Libitum? ¿Podrías explicarnos tu acercamiento holístico hacia los alumnos? ¿Cuál es el objetivo del proyecto?

Con Ad Libitum ayudo a los músicos a mejorar sus actuaciones y a potenciar y construir un recorrido eficaz, ahorrándoles tiempo y recursos, por medio del self-coaching.

Mi recorrido musical ha dado muchas vueltas. Amo cada una de ellas porque representa una de las etapas que me han traído hasta donde estoy ahora, pero no ha sido fácil, mi familia no estaba tan acomodada y cada logro fue un esfuerzo desde cero.

Esto contribuyó a darme una personalidad muy peculiar, pero lo que pienso es que tenerlo todo un poco más fácil y poder tener algo de ayuda proporcionaría a más personas medios para realizar sus sueños más rápidamente, y a la vez aprender.

Mi acercamiento junta la técnica y la interpretación con el desarrollo personal; puede ser visto como old fashion pensar que el crecimiento musical y personal deban ir tomados de la mano… pero mi experiencia en este sentido ha sido tan enriquecedora musicalmente y humanamente que quiero que otros puedan experimentarlo en primera persona.

Ad Libitum va a incluir, junto a las clases y clases magistrales de piano, medios, sobretodo digitales, que apoyan y mejoran el trabajo del instrumentista (cualquier instrumento). A veces las barreras que se interponen entre uno y los comportamientos y hábitos que permiten lograr objetivos tienen un origen extramusical: el bloqueo no está en el instrumento ni en las manos… pero mi experiencia personal me enseña que no siempre las soluciones proceden de la mente: tal vez sí, pero en otros casos el hecho de conocer dónde se origina el problema no lleva como consecuencia a su solución. A veces la solución es racional, pero otras es el aspecto práctico, pragmático, el que nos lleva cerca de la solución.

A esto me refiero con enfoque holístico, no somos solo cuerpo, dedos y músculos, somos seres inmensamente más complejos: el todo es más que la suma de las partes.

2. ¿Cómo ves el papel de la mujer en la sociedad actual? ¿Y el rol de las mujeres en la música clásica?

Hay cierta diferencia según donde miremos: viajando por el mundo, hasta ahora en muy pocos sitios vi situaciones adecuadas; hablando de mi país de origen y del que vivo, en España hay mucho, muchísimo que hacer, pero lamentablemente en Italia es parecido o incluso peor, me duele decirlo. De hecho, también sabemos que es un camino largo, y hay siempre más hombres que comparten estas inquietudes. 

En la música clásica veo actualmente muchas actitudes que poco a poco cambian: hay más mujeres directoras, por ejemplo, y algunas figuras del escenario internacional que me encantan por su manera de ser mujeres y de desarrollar un papel de protagonista en el mundo musical internacional. La queja sola no sirve de mucho: lo que sirve son trabajos excelentes hechos con la sonrisa de quien no se demora escuchando voces medievales. O propones por lo menos una solución o eres parte del problema, y yo veo siempre más soluciones. Hacer, pese a todo, no callarse, defender a quien lo necesite sin preocuparse de las consecuencias. A veces falta algo de hermandad, hay que buscarla, siempre hay una posibilidad que depende de nuestra actitud, de nuestras decisiones.

3. En tu opinión ¿Qué hábitos deben tener los jóvenes pianistas que se incorporan al mundo laboral?

No permitir que nadie desmonte sus planes, porque lo intentarán y muchas veces. Y, a la vez, ser crítico hacia sí mismo de manera constructiva.

Pensar en qué compromisos se adaptan a su idea de la vida y a lo que son ellos como personas. Demasiadas veces uno no se pregunta si el resultado de su trabajo le gustará: ¿ese final me gusta? ¿Quiero ese estilo de vida y lo que conlleva? 

Por otro lado, nunca dejar de cuidar su bienestar físico y espiritual: para tocar bien hay que cultivar hábitos positivos en general: buena forma física, buena alimentación, entorno social satisfactorio, mantener la mente activa y abierta, no dejar de aprender e ir en busca del nuevo, cada día.

4. La segunda ola del Covid está cada vez más presente, ¿Cómo logras mantener una actitud positiva dada la situación?

Básicamente cuidando diariamente los aspectos antes citados, y concediéndome algún mimo más alguna vez. Aprovechando este tiempo de parcial aislamiento para montar proyectos, experimentar nuevas ideas, pensar en qué puedo hacer yo para convertir ese tiempo en un recurso, porque realmente lo es: el dinero o incluso la salud van y vuelven, el tiempo no, hay que gastarlo bien y ver la ocasión que se esconde detrás de cada dificultad. Claro que no soy perfecta y hay momentos en los que me cuesta sacar energía y espíritu positivo: en esos momentos pienso en una de las cosas que me hacen sentir mejor, ¡y la hago! Hay muchísimos pequeños trucos para salir de mecanismos negativos: y son tan sencillos que parecen tontos, pero funcionan. Eso no es innato, se aprende.

5. ¿Porqué decidiste mudarte a Madrid? ¿Que aspectos positivos tiene esta ciudad para ti?

¡Es una ciudad que me encanta! Compagina el espíritu mediterráneo y la eficiencia, es muy acogedora e inclusiva, los derechos civiles y sociales están bien y el estilo de vida es orientado a estar fuera de casa.  Además, tiene muchísima actividad cultural y el clima es muy bueno (ok, en julio y agosto se convierte en un horno… nada es perfecto, ¿cierto?)

6. ¿Dónde encuentras la inspiración para tus proyectos?

Creo que dentro de la persona que quiero ser, y en el mundo, en la gente, en los libros, vídeos y la realidad toda. Me pregunto ¿cómo podría esto ser mejor hoy? ¿Qué podría aportar para mejorar el mundo aunque sólo un poquito? Creo que fundamentalmente hay dos tipos de personas: los que atraen problemas y los que atraen soluciones, y yo quiero ser parte del segundo, ¡dar mi contribución!

7. ¿Un lema?

Dos: 

Do what you can, with what you have, where you are (Theodore Roosevelt) : nunca las cosas son como deberían ser por ti: hazlo ya.

Y admito que tengo una admiración especial por Steve Jobs: stay hungry, stay foolish está siempre conmigo!

Descarga la mini guia gratuita de Cristina:

“Tú decides”

Proyecto “Ad Libitum”:

www.adlibitum.cristinacavalli.com

Sigue a Cristina en sus redes:

YouTube Channel

www.cristinacavalli.com

A %d blogueros les gusta esto: